Archive for 29 septiembre 2008

Artículo para la asignatura de economía pública

septiembre 29, 2008

Al matricularme de dos carreras a la vez  que trabajo voy a exigirme un esfuerzo especial, razón por la que tengo que buscar tiempo o inversiones redundantes, es decir, que lo que haga para un sitio me valga para otro. Este artículo lo divido en tres porque sino es inmasticable. Siempre que empezaba a escribir sobre la crisis financiera me acababa atascando en la marea de datos que nos llegaban cada día, solución: intentar explicar el origen ¡y solo a grandes rasgos! Así que…

¿Que puede hacer el sector público español en la actual crisis financiera? 1/3

La crisis financiera estadounidense

 

   

  

 

En 1929, de manera sucesiva se produjeron: el jueves negro, el lunes negro y el martes negro. Apartándonos de la negra sonoridad de estos acontecimientos, el resultado de la crisis que se había gestado en el mercado productivo mundial, complementada por la crisis del mercado financiero estadounidense, acabaría pesando como una losa sobre la economía de los estados unidos, arrastrando con ella al resto del mundo y generando una década de gravísimos ajustes sociales conocida como la Gran Depresión. 

  

Distintos factores se conjugaron: principalmente la espectacular sobreproducción a nivel mundial, como resultado de la incorporación a la industrialización de los países extraeuropeos, que habían compartido el esfuerzo de guerra en la primera guerra mundial, unida a una crisis de subconsumo consecuencia de una desigual distribución de la renta; el desproporcionado crecimiento de los mercados de valores, así como la opacidad de los instrumentos financieros, verdaderas cajas negras 1 que favorecían la ilusión de un crecimiento ilimitado y una rentabilidad creciente, y como producto de estas expectativas, la incorporación al mercado de grandes sumas de dinero procedentes de pequeños ahorradores, que incrementaron   el numero de operaciones y apalancamiento 2  de estas, es decir, el volumen de recursos ajenos utilizados por los actores en cada proyecto, circunstancia que multiplica los efectos, tanto positivos (rentabilidad) como negativos (riesgos) de cada inversión; como factor final una crisis industrial sin precedentes, una tasa de paro del 25% de la población activa, y la ruina de millones de campesinos producida por la caída de los precios agrícolas.

 

La Gran Depresión trasladó sus efectos a lo largo de una década y recupero para la sociedad americana, tradicionalmente liberal, la idea de unos mercados regulados y una economía real protegida de los especuladores y los ataques de pánico. El resultado, el New Deal 3 de Rooselvelt, con sus leyes intervencionistas. A más largo plazo y a nivel internacional, la destrucción de medios de producción llevada a cabo por la segunda guerra mundial fue el verdadero desencadenante de la recuperación económica estadounidense.

 

Es hasta 1968, pasadas un par de generaciones, que la sociedad estadounidense comparte una notable aversión al riesgo, caracterizada por el aumento de la regulación e intervención de los mercados, y es desde esta fecha en que el regulador comienza un paulatino desmantelamiento de las distintas normativas y un impulso privatizador.

 

“En 1968, y con la Guerra de Vietnam lastrando las cuentas públicas, el demócrata Lyndon B. Johnson, impulsó la privatización. Las hipotecas garantizadas por agencias federales quedaron en manos de una nueva empresa, Ginnie Mae, y Fannie se convirtió en una entidad cien por cien privada… pero con ventajas ligadas al dinero público. Quedó exenta del pago de impuestos federales, se le dio acceso a líneas de crédito del Gobierno y sus actividades quedaron fuera de la jurisdicción de la SEC, que no podría supervisarla.”

Fte. El Economista 4

 

La administración Reagan en los ochenta tuvo como bandera una importante desregulación de los mercados y la privatización de empresas públicas, acompañada en la siguiente década por el colapso del modelo socialista de la Unión Soviética. En 1987 se produce un primer intento de desmantelar la  ley Glass-Steagall 5 que establecía la separación entre banca comercial y banca de inversión, situación que se produce finalmente en 1999, un año después que Citicorp se fusionase gracias a una exención del congreso con la aseguradora Travelers, un último ejemplo de que la sociedad americana había asumido la crisis de 1929 como una circunstancia del pasado.

 

“Desde la década de los 80 se fueron relajando parte de sus estipulaciones. Y en 1998 Citicorp -el antiguo National City Bank- obtuvo una exención temporal del Congreso para fusionarse con el gigante asegurador Travelers. Banca comercial y seguros bajo el mismo paraguas.” 

Fte. El Economista 4

 

En agosto de 2006, Francois Sicart publica “Moralist or Visionary?” 6 estableciendo dos corrientes de interpretación de una economía, la estadounidense, que se había vuelto mucho menos volátil en los últimos quince años. Definiendo dos grandes grupos, los moralistas con una interpretación más cíclica y clásica de la economía, y los visionarios, que asumían la falta de crisis como una constante controlable y sostenible a lo largo del tiempo gracias a la globalización, a la liberalización total en épocas expansivas y a la existencia de herramientas de intervención en los periodos de crisis (complicada paradoja neoliberal).

 

“The Visionaries tend to concentrate on demographics, technological innovations, social or geopolitical evolution, for example – the trends they foresee usually remain in force for decades.

The Moralists, on the other hand, believe that economies are fundamentally cyclical and that they have a tendency to “revert to the mean”: when economic factors have been growing above trend, they eventually return to trend or, temporarily, below it – usually in a matter of years.”

 Fte. www.tocqueville.com 6

 

El grupo de los visionarios había encontrado su principal justificación en la doctrina y actividad, con Alan Greenspan a la cabeza, de la Reserva Federal Americana (en adelante FED) conocida como “mop up after” traducida por Manuel Conthe como “pasar la fregona después de la fiesta” 7. Es decir, cuando la economía americana entraba en crisis se bajaban los tipos de interés para reactivarla con dinero barato e incentivar el crecimiento.  

 

“Los defensores de esta concepción -entre quienes ha destacado el economista americano Alan Blinder- consideran preferible que el Banco Central no intente frenar la euforia financiera y “pinchar la burbuja” (burst the bubble), sino que se limite a rebajar los tipos de interés y “pasar la fregona” (mop up after) cuando la burbuja explote de forma espontánea, a fin de que la crisis financiera no arrastre a la economía real a una recesión.

Esa actuación asimétrica del Banco Central -que, impertérrito durante la euforia, toma en seguida medidas para mitigar las crisis financieras- fue uno de los rasgos típicos de la presidencia de Greenspan -hasta el punto de que Blinder la considera el Principio 8º del Standard Greenspan-. Se aplicó tras la crisis de Rusia y del LTCM en agosto de 1998 y tras la crisis bursátil que, iniciada en marzo del 2000, se agravó tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Por eso los mercados pronto bautizaron esa asimétrica conducta como el put de Greenspan, pues actuaba como una suerte de “opción de venta” que la autoridad monetaria regalaba a todos los inversores en Bolsa y les permitía beneficiarse sin límite de las ganancias, pero con la tranquilidad de que las eventuales caídas estarían limitadas.

La consecuencia fue la exaltación de Greenspan por los mercados financieros como el gran Maestro cuya hábil política monetaria había permitido sortear las crisis periódicas y lograr un crecimiento económico vigoroso durante su largo mandato.”

 Fte. www.expansion.com/blogs 7

Tanto Sicart como Conthe hacen alusión a Hyman Minsky 8 para explicar el fenómeno que se estaba produciendo. La financial instability hypothesis 9.

 

“La estabilidad resulta desestabilizante”, escribía Minsky: la prosperidad engendra debilidades -sobrevaloración de activos y garantías, exceso de endeudamiento…- que, larvadas durante años, se manifestarán cuando el crecimiento económico se resienta. Así, tan pronto mengüen los beneficios empresariales o se tema que la autoridad monetaria eleve los tipos de interés para luchar contra la inflación, las cotizaciones bursátiles se deshincharán y las entidades financieras, viendo el súbito deterioro de su cartera de préstamos, endurecerán drásticamente su política de crédito y se negarán a renovar algunos. Ese súbito recorte del crédito dará al traste con muchos deudores y la crisis de éstos exacerbará un sentimiento difuso de pesimismo y pérdida de confianza que retraerá aún más la inversión y el consumo.”

 

 

 

 

 REFERENCIAS

 1.http://es.wikipedia.org/wiki/Caja_negra_(sistemas) Wikipedia. Varios autores.

2. http://es.wikipedia.org/wiki/Apalancamiento. Wikipedia. Varios autores.

3. http://es.wikipedia.org/wiki/New_Deal. Wikipedia . Varios Autores.

4. http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/750288/09/08/EEUU-ida-y-vueltaAL-crash-financiero.html 15/09/08 EEUU, ida y vuelta al ‘crash’ financiero  Tomás Monge

5. http://en.wikipedia.org/wiki/Glass-Steagall_Act. Wikipedia. Varios Autores.

6. http://www.tocqueville.com/article/show/192 Moralist or Visionary? 30 August 2006 Francoist Sicart

7. http://app2.expansion.com/blogs/web/conthe.html?opcion=1&codPost=43336&categoria=47 18/03/08La bañera de Greenspan . Manuel Conthe http://app2.expansion.com/blogs/web/conthe.html?opcion=1&codPost=49944. 19/06/08 Perder hasta la camiseta. Manuel Conthe

Alguien (no se quien) deberia desenmascarar de una vez al liberalismo

septiembre 9, 2008

Alguien deberia desenmascarar de una vez por todas al liberalismo. Por que? Porque a fuerza de repetir mentiras -o medias verdades- y con la fuerza de medios de comunicacion afines estan impregnando en este pais una serie de falacias que creo que merece la pena pisotear (argumentalmente).

Los liberales (Carlos Rodriguez Braun, Federico Jimenez Losantos y otros) se muestran totalmente en contra de la intervencion estatal. Exigen en nombre de la libertad que el estado, encarnado en todo lo publico -sanidad, educacion, pensiones, proteccion social- desaparezca para que recaiga en manos de los individuos, que segun sus tesis sabrian gestionar todos estos elementos de una forma mas justa, mas eficaz y mas eficiente.

– Piden por tanto liberalizar (o mejor dicho, privatizar) los mercados en todo cuanto pueda imaginarse. Para ellos las aberraciones propias de este sistema (personas que quedan excluidas por no poder pagar los servicios que antes eran publicos, por ejemplo) son una mal menor o vagos que se merecen esa situacion. Recordemos que el liberalismo es una ideologia que en lo economico está directamente conectada con la teoria evolucionista de Darwin, en la que solo los mas aptos sobreviven.

– Es comun, por lo tanto, que estos liberales carguen constantemente contra todos los gobiernos socialdemocratas, asi como contra los regimenes totalitarios tanto de izquierdas como de derechas (todos sabemos que cargan mas contra los de izquierda). Si alguien que debata contra un liberal se le ocurre decir que es marxista, enseguida le pondran los ejemplos de la URSS, de Cuba o de Corea del Norte. No se puede ser marxista y creer en la libertad, segun dicen. Ser marxista es equivalente a ser un asesino, un genocida, o  estar muy profundamente equivocado.

– Cuando a alguien en cambio se le ocurre criticar las malas gestiones de los gobiernos o regimenes de tendencia (autoconfesada) liberal, como pueden ser los casos de EEUU, Gran Bretanya, o el increible proceso de perdida de libertades que sufre el mundo desde que esta regido por los neoliberales Fondo Monetario Internacional, Organizacion Mundial del Comercio y Banco Mundial, te saltan con que “es que esos gobiernos o esas politicas no son realmente liberales. Un verdadero liberal nunca apoyaria esas medidas”.

– Pero bueno!!! O esa, que uno puede ser marxista pero se le tienen que echar en cara todas las plasmaciones que hasta ahora ha tenido esta ideologia en la realidad (aunque todas hayan sido sonoros y lamentables fracasos). Sin embargo, cuando uno realiza la critica inversa con la ideologia liberal resulta que “no puede ser porque en realidad los que se decian liberales no lo eran realmente o no tuvieron las herramientas necesarias para llevar sus politicas a buen puerto”… pues bien, Y una mierda!!! Lo que vale para unos no vale para otros no??? Esas son unas reglas de juego un poco desiguales (o deberia decir liberales?).

Segun el tipo de pensamiento liberal -que vengo oyendo en toda tertulia radiofonica que no sea ni de la SER ni de RNE- nunca se sabra si los liberales tenian razon hasta que no se haya liberalizado todo por completo, hasta que cada bien, cada atomo de este mundo y cada servico que se pueda prestar este privatizado o en manos privadas. Cualquier critica que se le haga al sistema liberal llevado a la practica en el mundo tiene un salvoconducto cojonundo y que ademas les permite seguir aspirando a mas neoliberalismo: “es que aun hay cosas que quedan por liberalizar. Cuando esto se haya hecho entonces si que sera un sistema perfecto”. JAJAJAJAJAJAJAJA. Senyores, espero que nuestros ojos no lleguen nunca a ver semejante aberracion.

No se si se me entiende. Espero poder extender mi tesis en los comentarios.

La violencia de género, los medios de comunicación y las minorías en general

septiembre 1, 2008

Rock duro para empezar el nuevo curso.

Antes que nada aclaro que esta opinión es personal, no tiene por qué coincidir con mis compañeros de blog. También quiero decir que ojalá no haya que lamentar ni una sola muerte violenta más en el ámbito de la familia. El hecho de que me vaya a mostrar crítico con ciertos aspectos no enturbia que en la cuestión de fondo -evitar las muertes de personas- esté más que de acuerdo. En fin, al lío.

Desde hace aproximadamente cuatro o cinco años un nuevo tipo de violencia se ha asomado a nuestras vidas. Es la conocida como “violencia machista”, “de género” o “doméstica”. Los medios, los políticos y la administración en general dan desde entonces una cobertura especial a todo acontecimiento que tenga que ver con un marido -o ex marido, o novio, o hijo- que mate, intente matar, agreda o amenace a su pareja, ex pareja, madre, hermana o tía. Se nos repite incesantemente el sexo del agresor y de la agredida, se nos recuerda el lamentable número de mujeres muertas en lo que va de año y se transmite la percepción de que en España nos comemos a las mujeres a bocados.

Alguien podría pensar que esta lucha tan feroz contra la violencia en el ámbito doméstico ha surgido en España debido al secular machismo de nuestra sociedad: este país sufrió 40 años de dictadura que lo alejaron de la modernidad, por lo que perpetuó formas de dominación impropias de las sociedades civilizadas. Pues bien, nada de eso: El movimiento “antimachista” surgió -cómo no- en el mundo anglosajón, alentado por grupos y minorías feministas, preocupados por visibilizar socialmente los mecanismos de un patriarcado que perpetúa la desigualdad entre hombres y mujeres. España, lejos de lo que pueda parecer, está a la cola de Europa y el mundo civilizado en cuanto a violencia contra las mujeres.

El caso es que los medios de comunicación somos los máximos responsables de crear la mayor injusticia consentida contra la mitad de la población de este país. Al amparo de la compasión que nos causan las víctimas, se han colado de matute varias leyes dudosamente constitucionales en el ordenamiento jurídico. Leyes que sobreprotegen a unos ciudadanos sobre otros cuyo únicos mértiso o delitos son pertenecer a uno u otro sexo. Si un hombre mata a su mujer mientras esta duerme, comete un asesinato con agravante. Si lo hace una mujer, con suerte incluso puede salir indemne. En una sociedad que ha luchado lo indecible por que todos seamos ciudadanos de pleno derecho, me parece un retraso inconcebible que la mitad de la población paemos a ser presuntos culpables de no sé qué. Rechazo completamente la violencia ilegítima, sobre todo si es ejercida dentro del núcleo familiar. Por eso no pienso pedir perdón por haber nacido varón.

Que a cada ciudadano se le juzgue por sus actos de ciudadano, no por su adscripción a una etnia, un sexo o una identidad (cualesquiera sean).

El caso es que la emergencia del movimiento antimachista no es el único caso de una minoría que copa la preponderancia de los medios: gays, lesbianas y transexuales, víctimas del terrorismo, colectivos de bajitos que se sienten perseguidos en un mundo de hombretones de metro noventa… Y pobre de aquel que se atreva a opinar sobre sus opiniones o decisiones. La pesada losa de lo políticamente correcto caerá sobre ellos, como una bomba de racimo cae sobre un pueblecito iraquí.

La democracia debe proteger a la minorías, pero no a costa de las mayorías, porque en ese caso se desdibuja y deforma la realidad, haciéndola pasar por un prisma ideológico no siempre justo.