Los jovenes de 1980 Parte I, (o quién robó el pan de la casa de San Juan)

by

¿Quién yo?

Sí, tú. Hijo de puta.

“Los jovenes no queremos asociarnos, ni pelear, ni luchar, los jovenes somos unos vagos que solo nos interesamos por nosotros. Somos individualistas en extremo, no tenemos ideología, nos quedamos en lo inmediato, etc, etc, etc.” Completa esto con lo que te digan más tus padres y tendrás el discurso de una persona que ha nacido entre  1945 y 1965.

En mi casa tengo la suerte de que se habla de política muy a menudo. Es como nuestro “fumbol” familiar, podemos llegar a ponernos muy pesaditos con el tema. Mis padres, los dos jubiletas y disfrutando de la vida merecida, proceden de una época distinta a la mía, y se nota, vaya si se nota. Mi padre todavía,  pero lo que es mi madre me pega unos chapones impresionantes con el tema de los jovenes y lo mal que lo hacemos. No solo ella, amigos de mis padres también cuando me ven me lo repiten ” Los jovenes, ni puta idea” “Que tontos sois” “Que egoistas” “Que individualistas” y sacuden la cabeza, como si la genetica del ser humano hubiese cambiado desde su generación a la nuestra.

Mona Lisa

(El de arriba ahora será viejito y en España ya se puede casar, adoptar hijos y darles la chapa)

Mi intención es explicar, con toda la calma, simpleza y buen rollo del que soy capaz, que los jovenes somos como somos y nuestros mayores (a los que cariñosamente llamaré viejitos) fueron como fueron porque nuestras circunstancias son muy distintas. Así que descubramos las siete diferencias y como dicen los Black Eyed Peas “Let´s Get Started”

 NUESTROS VIEJITOS O “VIVE LA RESISTANCE MON CHERI”

Ahora resulta que media España estaba en el partido comunista y la otra media luchaba en la Universidad. Los cojones mi friends. Aclaremos unos puntos:

1. Antes de los últimos años del Franquismo ,1975 en adelante, (no es por minimizar pero despues cuando te jugabas cosas casi nunca era carcel) en las reuniones del partido comunista había aproximadamente un número de personas entre “Ni dios” y “Poquitos”. Pasarse en aquellos años por el ateneo obrero a hacer la ola y sacarse la foto no es que pudiese definirse como un compromiso excesivo. Eso no quita para que hubiese verdaderas figuras que habían sacrificado su vida en pos de un ideal. Lo que nos lleva al segundo point.

2. Dentro de la política había personas de las que enorgullecerse. Dejándolo claro, con veinte años a ellos les inspiraban sus mayores (Casi, casi, como a nosotros 😛 ), vidas de esfuerzo, carcel , persecución, clandestinidad, perfecto para un ideal romántico juvenil. Terreno abonado para que crezca la sensibilidad política que no es más que la busqueda de un mundo mejor. Es decir, también…

3. Existía un debate ideológico algo más profundo de si a Zaplana le deja la marca del bañador la sesión de uva o si Carme Chacón le come la boca a ZP en la intimidad. La alternativa comunista  estructuraba otra manera de ver el mundo y permitía a los jovenes idealistas la esperanza de un mundo distinto. (Ojo, menos mal que no ganaron que si no, no podría estar escribiendo en este blog “Me cago on the president”)

4. Al existir un enemigo identificable (el régimen) los esfuerzos de las personas que contaban con una ética que les llamaba a actuar tenían claro contra que y contra quien. Además al no haber ejercido el poder y sin haberla cagado todavía porque la noche era joven, todo lo que salía de las mentes y las bocas era esperanza, ingenuidad y cambios a mejor para el futuro. Para ese futuro tan maravilloso en el que estamos viviendo ahora. Gracias viejitos, lo conseguisteis, todos pudimos comprar unas Rebook pump.  

5. Los viejitos te cuentan trolas y no se dan cuenta, hay que perdonarlos, no se acuerdan de que las pelis de tetas del Pajares llenaban los cines. Te cuentan cuentos sobre que cualquier tiempo pasado fue mejor e idealizan a toda su generación, cuando en verdad era más bien un grupo muy reducido de personas, que en cuanto llegó la democracia se pegaron de hostias entre si (famosa fue la limpia de Carrillo del Partido Comunista al inicio de la democracia) (A peich de lo del PSOE de Gonzalez).  

6. Los sindicatos eran sindicatos, y hacían cosas de sindicatos, porque no habían descubierto lo bien que se puede vivir si trabajas para el gobierno. Hoy les falta vender cornetos por la playa, mientras gritan “Formación, vendemos formación, master de prevención de riesgos laborales y cursos de flauta travesera a distancia…”

7. And the most important. La gente no sabía que la política daba pasta. Es más, me aventuro a decir que muchos de los que se dedicaron en aquella época, que les costo, trabajo, esfuerzo y recursos económicos, fueron empujados a codazos por los nuevos en cuanto llego la democracia. Y resulta que “los imprecindibles”, “los que luchan durante toda la vida” 😉 ,  encontraron  que lo de la sonrisa y palmada en la espalda, que el nido de chepos en que se convirtió, no era su ambiente. Muchos de ellos se retiraron y volvieron a dedicarse a los trabajos que en un primer momento compaginaban con la labor política. HOYGAN igualitos a los políticos de ahora .

Perdón por vanalizar este tema y hacer un análisis tan superficial pero es que si no me lo tomo con humor… En la próxima edición intento dar nuestras siete diferencias y como todo ha acabado confluyendo en este erial político en el que nos rebozamos.

¡Hasta el lunes! Hoy es viernes y voy a rockandrollear toda la noche.

Never gonna let you down
Never gonna run around and desert you
Never gonna make you cry
Never gonna say goodbye
Never gonna tell a lie and hurt you

PD: Para los de la LOGSE, la foto y la letra es de Rick Astley y el idioma es el inglés
Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios to “Los jovenes de 1980 Parte I, (o quién robó el pan de la casa de San Juan)”

  1. nubespasajeras Says:

    Pese a que no me sobra la gracia para contestarte… chapeau. Tal vez no sea el análisis más científico del mundo, pero sí que es descriptivo a tope de lo que fue una época y un mundo muy diferente al de ahora… Espero ansioso por las siete diferencias.

  2. Ana Says:

    bien, ¿solo siete diferencias? igual te sobra alguna. Son tiempos diferentes, y horizontes distintos. La velocidad de cambio de la sociedad no es la misma y eso no facilita la tarea de realizar predicciones … los jóvenes de ahora lo tienen crudo, pero no creo que sea algo que no puedan afrontar.
    Un diez para tu madre, hace su papel estupendamente.
    Besos,

  3. Lalu Says:

    Yo soy más positiva en cuanto a los jóvenes de mi generación.
    Mis padres NO lucharon por la democracia, nunca me lo han hecho creer. Criaron cuatro hijas y nos sacaron adelante muy bien. Eso es todo que ya es bastante.
    Cada persona es fruto de su tiempo, es importante enmarcarse en un contexto histórico: que mi abuelo luchara en el bando nacional y entrara con Franco en Barcelona y su mujer actual, que era catalana, cosiera, como voluntaria, uniformes republicanos, son coincidencias del destino.
    Para mí lo importante, como joven, es tener en cuenta a los de antes (MUCHO) pero no dejarme eclipsar por lo que ellos hicieron y yo no podré hacer; intentaré realizarme en otras cosas, ayudar en otros problemas.
    Resumo: intentaré dejar un mundo mejor para los que vienen; así me mirarán con envidia a mí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: