La paridad, menuda “parida”

by

Noticia de esta semana pasada: el parlamento andaluz es felicitado a nivel europeo por conseguir el segundo puesto dentro de la UE  en el ranking de paridad entre el número de mujeres y hombres.

 

Me alegraron las imágenes que se ofrecian pq mostraban un ambiente relajado de todos los miembros, sonrisas, bromas … una imágen de idilio político, buen rollito entre todos. Puede parecer que la representación por sexos debería equipararse con los porcentajes existentes entre la población (En total había en el 2006 en España 22.608.498 mujeres -50,57% del total de la población- y 22.100.466 varones -49,43%). También pede parecer que tras la represión histórica sufrida por las mujeres, una discriminación positiva, las ayude en su lucha por la igualdad de oportunidades.

 

Es un tema peliagudo, y creo que mi profesora de filosofía del instituto, a quien admiro, me colgaría (y me machacó) por mi postura … pero con los años, creo aún mas en lo que voy a exponer.

 

Una sociedad que asume como natural la igualdad entre sexos, no búsca dentro de sus organos de gobierno que haya el mismo número de hombres y de mujeres integrándolos, sino un computo total de personas altamente cualificadas, las más aptas para su puesto, independientemente del sexo que tengan. Tal vez sea una utopía, tal vez nuestros lazos con el mono sean más fuertes de lo que pensamos y sea imposible hacer una selección de forma neutral sin tener en cuenta la fisionomía, los prejuicios … pero lo bonito de una utopía, es creer en ella, que sería en realidad lo más justo, lo más evolucionado e intentar tender a ello. Tener en cuenta cada caso particular, no generalizar … y para empezar no alegrarnos porque nuestros gobernantes sean 50% hombres y 50% mujeres, sino porque sean honrados y no una pandilla de ineptos.

Anuncios

3 comentarios to “La paridad, menuda “parida””

  1. nubespasajeras Says:

    Sil, entiendo lo que dices, pero es que según muchas teorías, si no se aplican durante un tiempo estas políticas correctoras, la igualdad utópica de la que tu hablas nunca llega a realizarse.
    Me parecería triste que se desestimaran de los gobiernos o los parlamentos a personas más válidas y competentes por otras que no lo son por el mero hecho de tener que rellenar unos cupos de tal o cual minoría. Lo bueno, tal como lo veo, es que en realidad no se pierde capacidad por ‘forzar’ esta igualdad. En realidad no se ha demostrado que por imponer estos cupos se haya perdido competencia o calidad del sistema.
    Quiero creer que la gente que han escogido, tanto de un sexo como de otro, es válida por si misma,por su capacitación, y no por tener unos determinados rasgos fisiológicos.
    No sé si me explico: se escoge a esta gente de entre una selección de personas todas ellas válidas, y a partir de ahí se intenta conseguir la mayor paridad entre sexos…

    De todas formas, no tengo una opinión formada sobre el tema. Los cupos son en última instancia un sistema con el que mediante una injusticia se pretende corregir otra supuesta injusticia anterior. A ver si viendo las opiniones de todos me decanto, aunque no lo creo…

  2. Pica Says:

    Mala cosa es escribir sin ganas, pero pallá voy.

    Cual travesía en el desierto mi opinión sobre la ley de paridad ha transitado del más absoluto rechazo al “es correcta”. Todo se fundamenta en mi experiencia personal.

    Antes de ponerme a trabajar yo decía frases del tipo “Una vez conseguida la igualdad legal el resto es una cuestión educacional”, es decir que cada familia se lo gestione y con su pan se lo coman que ya llegará.

    Todo muy coherente y muy contable en montones de discusiones de esas que me encantan. Todo guay hasta que me puse a currar y vi la realidad. De una empresa de 70 personas con 9 jefes intermedios y un gerente, solo había una mujer jefa y era la del departamento de atención al cliente. Reality hammerazo. Cuando uno va a la facultad de Económicas y ve los nombres de las puertas hay una gran mayoría de mujeres catedráticas, a los tios más brillantes se los llevan las empresas con más facilidad que a las mujeres. En la administración la proporción mujeres hombres es muy superior. La gran mayoría de los premios fin de carrera tienen el cromosoma XY pero despues no son las que más triunfan.

    Creo que por supuesto que es una medida injusta que parece intentar educar a una sociedad mediante el conductismo, pero no veo cual es el gran perjuicio que causa. Yo le doy mi apoyo a la medida, con todas las salvedades que le puedo hacer.

    PD: Es posible que en el futuro la ley de paridad nos proteja a los hombres 😛

  3. nubespasajeras Says:

    Pica, me has quitado de la boca estas dos conclusiones: está demostrado que si no hay un cierto conductismo, por triste que suene, no cambiaría nada, los jefes seguirían siendo hombres y las mujeres tendrían grandes dificultades para llegar a ciertos puestos.
    La otra es que no acabo de ver el enorme perjuicio que esta medida (injusta por definición) supuestamente causa, toda vez que ya está dicho que en ningún caso hace ascender a gente que no lo merece, sino a una parte (que curiosamente son mujeres) dentro de un grupo en el que ambos ya se merecían esos puestos.
    Se nos llena la boca con igualdad por aquí y por allí, pero tras 30 años de democracia todavía no ha habido ni un solo candidato femenino en ninguno de los cuatro primeros partidos… muy triste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: