Una descripción breve e inexperta de la economía de este país

by

España es un país de nuevos ricos, Felipe González.

Desde mi posición de no iniciado en materia económica -aunque si interesado- intentaré en este artículo describir brevemente cómo y de qué manera está compuesto el sistema económico español. Entiéndase económico en su más amplio sentido de la palabra (el sistema que ordena, regula y estudia la producción y distribución de bienes y servicios en función de la oferta y la demanda).

¿Cuál es mi intención? Definir a través de este reportajillo -y cualesquiera comentarios que se le puedan hacer- siquiera un poco la forma global de la economía de este país, para que en adelante, cuando se planteen ideas, reformas u otras ideas, todos tengamos en común una misma idea o un mismo análisis de lo que es en su conjunto.

España es un país de más de 45 millones de habitantes, la octava potencia económica mundial según su Producto Interior Bruto y la 13ª en la clasificación mundial de desarrollo humano (que cuantifica la esperanza de vida, el nivel educativo y la renta per cápita). Eso la sitúa, indudablemente y pese a cualquier crítica que se quiera hacer (por ejemplo, que hay un 19,8% de pobres relativos) entre los países más ricos y desarrollados del mundo, un oasis de paz y desarrollo en un mundo de injusticia, pobreza y guerra.

Empiezo con esto para que de ahora en adelante, cuando hablemos de los cambios políticos y sociales que creamos necesarios para nuestro territorio, tengamos indudablemente en cuenta DONDE estamos. No somos la Francia de la Revolución de 1789, ni la Rusia de principios de siglo… ni siquiera somos la España de la transición. Somos, ni más ni menos, un país de ricos. Ricos relativos, quiero decir. Me refiero a que aquí no existe, en mi opinión, una clase obrera que necesite ser emancipada, bien al contrario, es un país de funcionarios y autónomos. En este país el peso económico de la industria representa nada más que el 13,5% del total (el 23,8% si se le suma el sector de la construcción), frente al 59% del sector servicios. Poco, muy poco para articular un discurso serio y analítico sobre cuáles han de ser los cambios (si es que ha de haber cambios) en este país desde una perspectiva de izquierdas, herederas o no del marxismo.

El discurso de izquierda, vista esta estructura básica de la economía española, no puede en mi opinión seguir defendiendo y utilizando los mismos esquemas de hace 25 años. No puede y no debe porque el tejido económico no es ni parecido. Ahora mismo, el ‘proletariado’, la clase menos favorecida a la cual deben intentar socorrer los sindicatos no es la representada por el obrero industrial, sino el camarero de un restaurante cualquiera, que trabaja 11 horas al día y no tiene ni contrato ni cobra horas extra. Ese es en mi opinión el colectivo más numeroso y menos favorecido de la España de hoy. Curiosamente son estos los que no se movilizan ni se manifiestan, ni tienen capacidad de ir a la huelga.

No seré yo el que mueva un solo dedo para negarle sus legítimas reivindicaciones a todos los colectivos profesionales que hoy día tienen la “suerte” de poder desarrollar una lucha laboral por medio de los sindicatos. Son numerosos, sobre todo en Asturias, los colectivos con capacidad de movilización: mineros, médicos y enfermeras, pilotos, profesores, transportistas… ninguno de estos está, tal como yo lo percibo, en los umbrales de precariedad y desarraigo social en los que están otros colectivos como pueden ser los periodistas y los camareros, por poner sólo dos ejemplos.

Un ejemplo: miles de funcionarios de Justicia llevan más de un mes de huelga porque piden una subida de sueldo que les equipare con otras comunidades donde está transferida la Justicia. Más de un mes paralizada la justicia por UNA SUBIDA DE SUELDO, mientras al lado, frente a ellos, millones de trabajadores de otros sectores ni siquiera tienen la capacidad o el derecho a ir a la huelga. Repito que sin querer quitar ni un àpice de razón a estos funcionarios, el hecho de que sean ellos los que se manifiesten es una completa VERGÜENZA. En este país sólo tienen derecho a manifestarse sectores de clase media, con contratos fijos y condiciones laborales a millones de años luz de las de muchos de nosotros. Manda huevos, y los sindicatos con los brazos cruzados.

Comprendo que debe ser todo un orgullo para sindicatos como UGT o CCOO seguir ejerciendo la influencia política y social que hoy día tienen en España gracias a sus federaciones más ‘clásicas’, pero haría bien en intentar captar su atención en los sectores verdaderamente perjudicados hoy en día en España. Aunque solo sea por vergüenza torera.

Creo que lo de la descripción económica se me ha ido de las manos.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

4 comentarios to “Una descripción breve e inexperta de la economía de este país”

  1. Pica Says:

    Sí, creo que debería llamarse “Me cago en los sindicatos” que queda menos fino pero es más prepresentativo de lo que quieres decir.

    Nubes, creo que estás muy acertado pero te ha faltado hacer un guiño a Asturias y a sus nunca suficientemente criticados, SINDICATOS MINEROS, chan chan chan. Esa cosa que empezó tan bien y que fue fundamental para el movimiento antifranquista y que ahora son el cancer de esta comunidad.

    Por cierto tienes que nombrar a la figura de los liberados que son el cachondeo padre. El verdadero torpedor en la linea de flotación de la credibilidad.

    ¿Obreros? Aristocracia obrera más bien. Y los sindicatos actuales… pero por favor, si cobran del estado y se dedican a dar formación. ¿Que independencia te da eso?

    Bueno chulo, tengo un sueño de cojon de mico y tengo que currar, que ayer
    ¡Pegué carteles electorales! Viv la fest democratic

  2. nubespasajeras Says:

    Pica, lo que has dicho tu no era exactamente lo que yo quiero decir. Me parece genial que tanto mineros como otros colectivos de trabajadores históricamente sindicados luchen por mejorar sus condiciones laborales. Repito que me parece genial, indispensable para este país y que no moveré nunca un dedo para quitarles uno solo de sus derechos.

    Mi queja más bien viene por la falta efectiva de ese derecho en colectivos que desgraciadamente y hoy por hoy están en peores condiciones laborales que eso que tu -no sin cierta sorna- llamas aristocracia obrera. Creo además que esa falta efectiva del derecho a la huelga viene auspiciada por al menos dos factores:

    – Falta de apoyo y verdadera implicación en el asunto por parte de los sindicatos de clase representativos. Recordemos que CCOO y UGT firmaron ‘pactos sociales’ con la aptronal en los que prácticamente se regalaba el despido libre. Eso si, no sin antes blindar lo que ya tenían obtenido para con sus afiliados históricos.
    – Falta de conciencia de clase y unión por parte de los colectivos desmovilizados. Si los periodistas, por ejemplo, no se van a la huelga es en parte porque no pueden, pero también porque no quieren (eso es innegable), porque nunca ha existido un verdadero sentimiento de unión profesional y cada uno va por libre.

    Por cierto, la huelga de Justicia se ha desconvocado… por fin podemos pleitear.

  3. Pica Says:

    ¡Por fin podré echar a los inquilinos de mis innumerables pisos! Buah hah hah hah.

    Tras un café ya puedo desconectar el modo zumbido mental y pensar algo mais.

    CCOO y UGT han dejado de ser sindicatos para ser “otra cosa” y lo entrecomillo porque en realidad parecen más una empresa que una agrupación de trabajadores luchando por sus derechos. Ni como lobby lo configuraría porque con los lobbys tienes muy clara su financiación y este no es el caso.

    1º Verguenza que un presidente de gobierno se ponga por delante de los sindis en reclamaciones salariales, lo de subir el salario mínimo a propuesta del ZP, y tras un par de días CCOO diciendo “Pues nadie menos de mil euros” así by the face y con tol morro.

    2º ¿Quien paga las cuotas de los afiliados? Los propios sindicatos. Tal como suena. Solo hay que mirar las cifras de abono de cuotas y como van descendiendo a lo largo del año porque en enero hay fondos para cubrirlas y a final de año no. Total como lo recuperan con el dinero que les da la adminstración. pos mu bien.

    3º El asunto de la formación. Como ya pudimos ver en algún periódico nacional, casualidades de la vida muchos altos cargos de CCOO y UGT disfrutan de la doble (y para nada complicada) tarea de compaginar la labor de sindicalista y la de empresario, con dos cojones. Muchos tienen intereses (o familiares) trabajando en empresas relacionadas con la formación, que se ha convertido en la panacea de empresas y sindicatos y que se paga con el dinero de la Seguridad Social. BIM BAM BUM ensalada de atún.

    4º Me gustaría saber si con las cifras que has dado tú en el post es lógico que se tome la actuación de nuestros sindicatos como representativos de la realidad laboral. No nos representan, es más pasan de nosotros. ¿Tengo que respetarlos porque soy de izquierdas? Primero que empiezen a actuar como agrupaciones de trabajadores y luego hablamos.

    5º La corrupción. O CORRUPCIÓN en mayusculas. Cuando se quiso echar al PSOE la gente voto al PP y el gobierno cambió, eso produjo un debate interno y una limpia dentro del PSOE. Casualmente estos movimientos no se producen dentro de los sindis. Llevamos viendo marrones de Villa y compañía ni se sabe y aquí no se mueve una piedra.

    6º Pasan de los inmigrantes cosa mala. Y también son trabajadores.

    Ahora, que si has llegado hasta aquí:

    Por supuesto que los considero imprescindibles.
    Creo que se producirá una crisis de movilización y se tendrán que poner las pilas, y ese día intentare ayudar a que las cosas cambien.

  4. 2sil2 Says:

    Economía, según los últimos sondeos, lo que más preocupa a un español en su día a día.

    1º Provablemente nos preocupa porque tal y como hemos planteado el mundo en el que vivimos tus libertades y capacidades vienen dictadados principalmente por la posesión o no de dinero o riquezas.

    2º La gran mayoría de la población española (según los datos que aportó nubespasejeras, me refiero al 80,2% de la poblacion es decir los que no son relativamente pobres), vive asfixiada, no por su poca capacidad económica, sino por su poca capacidad de controlar un insaciable espíritu de consumo y la relacion directa que se tiene de la felicidad con este mismo.
    Esta observación es totalmente subjetiva y las necesidades que cada uno tiene y se va creando con los años depende de su entorno, educacion, personalidad, etc … igualmente, y siendo CONSCIENTES de la realidad vital que experimentan los seres humanos (como media) en este planeta, subrayo lo dicho y me reafirmo en esta postura.

    3º Vivimos bajo el reparto del pastel más salvaje que se ha dado desde que el ser humano existe como tal. Se extiende la tendencia del “cuanto más mejor, saco sin fondo …” porque es legal (y sino lo legalizamos), porque nos gusta … y este capitalismo desmesurado nos lleva a cosas como las que cito en este artículo.

    https://politicakungfu.wordpress.com/2008/03/03/la-prelo-que-no-se-dira/#comments

    4º Derechos de los trabajadores … el ser humano basa la mayoría de sus juicios en la comparación, es decir, tu no te quejas salvo que tu vecino tenga más que tú … y claro no va a ser el más … salvo en casos extremos, demagógicos … no nos quejamos por el motivo “en cuestion”, lo que nos motiva es nuestra continua insatisfación.
    Sirva de ejemplo mi empresa. Todos los trabajadores nacidos en España, no dejan de quejarse, de la comida, los jefes, los horarios … compañeros de sudamérica por ejemplo alucinan con nuestro comportamiento y ellos se sienten plenos y realizados con un puesto de trabajo así, es su sueño hecho realidad.
    Repito, sirvanos el reflexionar CONSCIENTEMENTE sobre la realidad que vivimos.

    Y con todo esto a donde quiero llegar … pues que el reparto igualitario y equitativo, no nos gusta. Ni los más poderosos quieren soltar un euro, ni nosotros tampoco ninguna de nuestras comodidades … y entre los más desfavorecidos se aplica el “te piso como te muevas” por lo que su opinión no suele ser tenida en cuenta.

    Y a que nos negamos?, a trabajar sin descanso hasta que todo el mundo tenga los mismos derechos que reclamamos para nosotros mismos. No empezamos por lo más básico, nos lo saltamos, porque atañe a ese grupo que pisamos si se mueve, y como no protestan, pues claro, llega el momento de seguir anteponiendo lo nuestro, lo mio.

    Es demagogico este planteamiento, o extremista, porque creo que se equipara mejor a la realidad. Sindicatos, partidos demócratas, revolucionarios … todos atiborrados de poder, se mobilizan lo justo para autojustificarse, calmar (malamente) su debilitada conciencia.

    Lo único realmente rojo que debería estar en las calles serían nuestros mofletes, de la vergüenza que es pertenecer al único organismo que puede ayudar a un desamparado, y no hacerlo, y ser simplemente uno más dentro de la maquinaria de poder.

    Retomo la pregunta ¿realmente queremos igualdad para todos? ¿hasta que punto? lo mismo para un cara dura, que para un trabajador, para un amigo, que para una mala bestia …

    La economía hoy por hoy, es el todo de nuestra sociedad (y provablemente de muchas sociedades anteriores), es complicado, pero creeis que podemos aportar algo de luz desde aqui?? un modelo que realmente nos parezca bueno, justo … es el pilar, lo más básico e importante, imaginar la utopía para poder transformarla en realidad en un futuro lejano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: